Citadelle Gin

Emperador de Austria

¿Emperador o ladrón?
Joseph II de Austria
visita la destilería en 1780

emperor

El contrabando, el espionaje y el robo empezaban a ser habituales en las bodegas de Citadelle del fuerte de Dunkerque. Cuando los buques ingleses no practicaban el contrabando de ginebra Citadelle en alta mar, los jefes de estado se acercaban a la destilería con el pretexto de visitar la hermosa ciudad portuaria. Afortunadamente, era bien sabido que su verdadera misión en Dunkerque no era otra que el espionaje.

Los archivos revelan que en 1870 Joseph II, emperador de Austria (y hermano de Maria Antonieta  – el mundo era un pañuelo incluso entonces), fue uno de aquellos visitantes. Había oído hablar del éxito de la destilería de Dunkerque y se propuso introducir la destilación de ginebra en Austria. Viajó a las bodegas de incógnito, o eso creía él, para estudiar la destilería y su producción.

Carpeu y Stival, propietarios de la destilería, fueron alertados de su visita y, en lugar de echarlo, lo invitaron a entrar y le mostraron todo el respeto que se le debía a su figura. Para empezar, le ofrecieron una visita exclusiva por la destilería.

En el siglo XVIII, cuando tuvo lugar la visita de Joseph II, pocos poseían conocimientos sobre destilación. Carpeau y Stival obtuvieron consentimiento del rey de Francia para operar en sus bodegas y la exclusividad de su método de destilación de ginebra. Y aunque hoy las visitas a las destilerías son corrientes en todo el mundo, en 1870 la visita de Joseph II constituía puro espionaje. Los archivos no prueban que el monarca fundara una destilería en Austria tras su visita. Después de todo, Carpeau y Stival no le ofrecieron un tour completo…así que nunca llegó a conocer la totalidad de la receta.

Selecciona tu lenguaje

Para acceder a esta web debes de certificar que has alcanzado la mayoría de edad legal en tu país de residencia.

AceptarCancelar